Solomillo a la sal

Escrito por Cristian Peña

Recetas baratas de bistec

La clave para sazonar un filete antes de asarlo es utilizar una cantidad generosa de sal Kosher. Más de la que cree que necesita. Uno de los errores más comunes que cometen los cocineros caseros es no echar suficiente sal a la comida, especialmente a la carne. Utilice sólo sal Kosher de grano grueso, NO sal de mesa común.
La carne suele ser bastante gruesa. Un tamaño ideal que sigue las pautas para seleccionar el mejor filete es de unos dos centímetros y medio de grosor. La sal sólo sazona la superficie, lo que significa que una parte importante de la carne no tiene nada de sal.  Por eso es imprescindible salar generosamente. Si sólo se comiera la superficie del filete, podría estar demasiado salado. Pero no es así. Te estás comiendo todo el filete. El condimento de la superficie tiene que ser suficiente para sazonar adecuadamente cada bocado.
Cuándo aplicar la sal es una pregunta común sobre el condimento. A algunos chefs les gusta salar el filete con mucha antelación antes de cocinarlo, incluso hasta con 24 horas de antelación. Otros dicen que lo mejor es salarlo justo antes de cocinarlo.  El principal inconveniente de sazonar con antelación es que la sal aplicada al exterior de algo tiende a arrastrar el agua del centro a la superficie. Si el objeto en cuestión es un filete, será necesariamente menos jugoso. De hecho, cualquier filete que tengas en la nevera, con o sin sal, va a perder jugos de la noche a la mañana.

Mccormick perfect pinchazo de mar…

Cuando se imagina el filete perfecto, probablemente piensa en dos cosas: una corteza exterior crujiente y sabrosa y un interior jugoso, rojo y tierno. Si se ha sentido impresionado por los chefs profesionales de un restaurante de carne y se ha preguntado cómo consiguen esa cocción perfecta cada vez, estamos aquí para decírselo: El secreto es la sal.
La sal se ha utilizado en actividades culinarias esencialmente desde los albores del hombre, aunque su uso era mucho menos glamuroso entonces que ahora. El primer uso registrado de la sal se remonta a China, alrededor del año 2700 a.C. En aquella época, la sal se utilizaba principalmente como conservante.
Los habitantes de las civilizaciones de todo el mundo aprendieron que si envolvían los alimentos perecederos con sal, éstos durarían mucho más de lo que se pensaba. Esto permitía a los pescadores traer el pescado desde las costas o viajar largas distancias en el comercio.
La sal ablanda un trozo de carne, o el tallo de las verduras fibrosas, del mismo modo que las conserva. Si se añade sal al exterior de un trozo de carne, se extrae la humedad del filete. La sal se disuelve en esta humedad, creando una salmuera que se reabsorbe en el filete.

Marinado para ablandar el solomillo

Cuando se imagina el filete perfecto, probablemente piensa en dos cosas: una corteza exterior crujiente y sabrosa y un interior jugoso, rojo y tierno. Si se ha quedado impresionado por los chefs profesionales de un restaurante de carne y se ha preguntado cómo consiguen esa cocción perfecta cada vez, estamos aquí para decírselo: El secreto es la sal.
La sal se ha utilizado en actividades culinarias esencialmente desde los albores del hombre, aunque su uso era mucho menos glamuroso entonces que ahora. El primer uso registrado de la sal se remonta a China, alrededor del año 2700 a.C. En aquella época, la sal se utilizaba principalmente como conservante.
Los habitantes de las civilizaciones de todo el mundo aprendieron que si envolvían los alimentos perecederos con sal, éstos durarían mucho más de lo que se pensaba. Esto permitía a los pescadores traer el pescado desde las costas o viajar largas distancias en el comercio.
La sal ablanda un trozo de carne, o el tallo de las verduras fibrosas, del mismo modo que las conserva. Si se añade sal al exterior de un trozo de carne, se extrae la humedad del filete. La sal se disuelve en esta humedad, creando una salmuera que se reabsorbe en el filete.

Cómo salar un filete

Cuando se imagina el filete perfecto, probablemente piensa en dos cosas: una corteza exterior crujiente y sabrosa y un interior jugoso, rojo y tierno. Si se ha quedado impresionado por los chefs profesionales de un restaurante de carne y se ha preguntado cómo consiguen esa cocción perfecta cada vez, estamos aquí para decírselo: El secreto es la sal.
La sal se ha utilizado en actividades culinarias esencialmente desde los albores del hombre, aunque su uso era mucho menos glamuroso entonces que ahora. El primer uso registrado de la sal se remonta a China, alrededor del año 2700 a.C. En aquella época, la sal se utilizaba principalmente como conservante.
Los habitantes de las civilizaciones de todo el mundo aprendieron que si envolvían los alimentos perecederos con sal, éstos durarían mucho más de lo que se pensaba. Esto permitía a los pescadores traer el pescado desde las costas o viajar largas distancias en el comercio.
La sal ablanda un trozo de carne, o el tallo de las verduras fibrosas, del mismo modo que las conserva. Si se añade sal al exterior de un trozo de carne, se extrae la humedad del filete. La sal se disuelve en esta humedad, creando una salmuera que se reabsorbe en el filete.

Sobre el autor

Cristian Peña

Hola a [email protected], soy Cristian Peña.
En mi blog podrás descubrir infinidad de noticias y curiosidades.